Cándido o el optimismo de Voltaire

Candide1759
 
Cándido, o el optimismo (título original en francés: Candide, ou l’Optimisme) es un cuento filosófico publicado por el filósofo ilustrado Voltaire en 1759. Voltaire nunca admitió abiertamente ser el autor de la controvertida novela, la cual está firmada con el seudónimo «Monsieur le docteur Ralph»

La obra sigue las peripecias del protagonista Cándido en su primer encuentro con el precepto del optimismo leibniziano de que «todo sucede para bien en este, el mejor de los mundos posibles» y en una serie de aventuras subsecuentes que refutan de forma dramática el famoso precepto a pesar del obstinamiento con el que el personaje se aferra a éste.

La novela satiriza la filosofía de Leibniz, y es un muestrario de los horrores del mundo del siglo XVIII. En Cándido, Leibniz está representado por el filósofo Pangloss, tutor del protagonista. A pesar de observar y experimentar una serie de infortunios, Pangloss afirma repetidamente que «tout est au mieux» («todo sucede para bien») y que vive en «le meilleur des mondes possibles» («el mejor de los mundos posibles»).

Fragmentos destacables del libro:

CAPÍTULO XIX Aventuras en Surinam. Cándido conoce a Martín.


 

-¡Oh Pangloss! -exclamó Cándido-. Tú no habías sospechado semejante espanto; se
ve que no tendré más remedio que renegar de tu optimismo.
-¿Qué es el optimismo? -preguntaba Cacambo.
-¡Qué dolor! -dijo Cándido-. “Es obstinarse en defender con vehemencia que todo
está bien cuando está mal.”

CAPÍTULO XXV Visita al señor Pococurante, noble veneciano.


 

-Bien, no me negaréis ahora que este hombre es el más feliz de todos, ya que
desprecia todo cuanto posee.
Martín contestó:
-¿No os dais cuenta de que está hastiado de lo mucho que posee? Ya lo dijo Platón
hace muchos años, que los mejores estómagos son los que no hacen ascos a los
alimentos.
-Pero -dijo Cándido-, ¿no produce placer el criticarlo todo, el ver defectos allí
donde los demás sólo ven belleza?
-¿Queréis decir -prosiguió Martín que el no sentir placer puede causar placer?
-¡Vale -dijo Cándido-, así que, cuando vuelva a ver a la señorita Cunegunda, no
habrá nadie tan feliz como yo!”


CAPÍTULO XXX Conclusión


 

Tenían por vecino a un derviche muy famoso, que era considerado el mejor
filósofo de Turquía, y fueron a consultarlo; Pangloss habló en nombre de todos y le
dijo:
-Maestro, venimos a pedirle que nos explique la causa por la que ha sido creado un
animal tan raro como el hombre.
-¿Y a santo de qué metes tus narices en esto? -le contestó el derviche-. ¿Es que es
de tu incumbencia?
-Pero, reverendo padre -dijo Cándido; hay mucho mal en la tierra.
-¿Y qué importa -dijo el deryiche- que haya bien o mal? ¿Acaso su Alteza, cuando
envía un barco a Egipto, se toma la molestia de saber si los ratones que hay en el
barco van o no a gusto?
-Entonces, ¿qué se puede hacer? -dijo Pangloss.
-Callarte -dijo el derviche.
-Confiaba -dijo Pangloss- en razonar un poco con vos sobre los efectos y las
causas, sobre el mejor de los mundos posibles, sobre el origen del mal, la naturaleza
del alma y la armonía preestablecida.
Al oír estas palabras, el derviche les dio con la puerta en las narices.”


A continuación dejo el libro en formato PDF para su lectura 😀




Fuentes:


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s